Quiénes somos las mujeres

 

Asistí a un curso de literatura femenina. En él la profesora nos dijo que la literatura masculina—lo que habitualmente se llama ‘literatura’ a secas, algo ya muy significativo—había tenido siglos y siglos para desarrollarse. La literatura de hombres, a lo largo de este tiempo, ha ido respondiendo a distintas preguntas, tocando diversos temas. Empieza preguntándose por el origen del mundo y del ser humano, preguntándose cuál es nuestra esencia, qué es lo que nos define…y acaba llegando a cuestiones como el sentido del lenguaje, el problema de la interpretación, etc.

En otras palabras, se empieza en los mitos y se acaba llegando a La broma infinita.

the-thinker-489753_960_720.jpg

 

La cuestión es que la literatura femenina—la literatura escrita por mujeres, que aparentemente tiene que ser advertida al mundo por ese adjetivo para salvarse las espaldas—ha tenido un desarrollo mucho más reciente, y por ello más breve. La literatura escrita por mujeres aún es joven. Nos hacemos las mismas preguntas que se hicieron ya los hombres aunque desde otra perspectiva—expresando el punto de vista que siempre fue negado o ignorado—. La literatura femenina, que es casi una recién llegada, todavía está haciéndose la pregunta por el origen y la esencia.

Screen-shot-2012-05-30-at-3.20.46-PM.png

¿Y no es eso lo que hacemos todas las mujeres? ¿Preguntarnos por nuestra esencia? ¿Intentar descubrir qué es lo que nos hace ser mujeres? Porque hasta ahora siempre nos han dicho qué era lo que teníamos que hacer para ser mujeres: ser mujeres era concebir, ser mujeres era tener pecho, ser mujeres era ser obedientes, calladas, ser mujeres era ser ángeles custodios de la moralidad…O todo lo contrario. Hasta ahora sólo nos han dado dos opciones: ser ángeles o brujas—Melania o Escarlata.

GoneScarlettAshley.jpg

Pero hay mujeres que no conciben. Hay mujeres sin pecho. Hay mujeres solteras, mujeres líderes, mujeres asesinas. Y todas son mujeres. Lo único que se me ocurre es que mujeres somos todas aquellas que nos pensamos y nos sentimos mujeres. Independientemente de todos los preceptos que quieran hacernos cumplir. Tal vez lo que nos una a las mujeres—que somos tan diversas entre nosotras—es una conciencia de clase. Un afán por decidir por nosotras mismas nuestro destino. Una lucha por salir de ese retrato dualista y poder ser algo más que ángeles o brujas. Poder ser simplemente nosotras, sin que se nos mande al cielo o al infierno por ello.

 

2 thoughts on “Quiénes somos las mujeres

    • laletrab says:

      Me encanta esta historia. Aunque en esas seguimos.
      Por cierto, deberías leer a Robertson Davies: en La lira de Orfeo habla también de los relatos artúricos—y de patriarcales nada. Arturo es el “cornudo magnánimo”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s